Entrevista a Naive Supreme

Artista y cantante

12/11/2023

Entrevista a Naive Supreme

Fotos: Naive Supreme

He leído por ahí que describen tu sonido como "post perreo". ¿Cómo definirías ese “género” y qué te llevó a explorarlo?

Yo creo que más que “post perreo” es como perreo de ahora mismo. Yo también soy un poco retro, incluso la música que hago ahora tiene algunas referencias de los 2000s. Que sea futurista es un poco consecuencia de que existo ahora, no por nada. Si tuviese tecnología de los 2000 sería puro perreo entonces. Siento que hago el sonido que puedo hacer ahora, en plan, con las cosas que tengo. No tengo un piano, tengo un keyboard mini, entonces las cosas suenan futuristas. Me siento muy clásica, estudié piano durante años y siento que sigo haciendo música clásica, pues con más líneas de otros instrumentos, pero sigue siendo un poco lo mismo.

¿Cómo utilizas esa formación para adaptarla al reggaetón?

Uf, para todo, porque es muy rítmico el piano. Es ese punto de percusión melódica y yo al final no hago bajos, que a todo el mundo le encanta hacer bajos en las canciones. Yo hago drums con melodías. Entonces creo que me quedan residuos de ser como “mini Mozart”, pero lo que quiero oír no es eso. Ni de coña quiero ir ahora mismo a una pieza de música clásica, por eso toco lo que sale.

Naive Supreme, cofundador de BLEX junto a Virgen Maria, es una figura central en la escena queer de Barcelona. BLEX es una fiesta radical que celebra la autoexpresión y la liberación, con un enfoque provocador y una energía divertida.

Si aprendes a tocar un instrumento, ¿puedes abarcar muchas más cosas en la música, no?

Yo creo que sí. La tecnología musical está hecha por heteros del mundo antiguo, con estos nombres como “una partitura, un compás, un 4x4”. ¿De verdad no hemos encontrado una expresión mejor desde el siglo XVIII? Pero, al ser lo que yo estudié, a mí me parece muy fácil. Digo, claro, pues un estribillo es “un subidón”. Pues, no sé, imagínate a Mozart con Logic Pro, qué guay hubiera sido, pero no, hacía lo que podía con lo que tenía. Ahora le podemos agregar autotune, aunque a la gente le parezca una chorrada.

Por esto, por las tecnologías de los heteros, todo está montado de una forma que, cuando abres Logic Pro, parece un esquema que no está nada actualizado para que sea accesible para la gente.

¿Por qué crees que a la gente le parece una chorrada?
¿Crees que las plataformas están hechas para que solo un grupo de personas sepa usarlas?

Sí, para mantener a los técnicos de audio y a toda esta gente. Yo, con mi música, me doy cuenta de que no necesito a nadie; yo en mi casa estoy bien. Pero enseguida viene la crítica de: "Ah, si hubieses puesto a esta persona en producción, podrías haber hecho la mezcla con esta otra persona". Y es una cosa que yo encuentro muy rara. Yo no coso un suéter y voy a la vecina para que me lo termine, ya lo termino yo. Es raro, es como cuando vas al club y te dicen: "por favor, no subas a tantos bpm" y es en plan "amore, creo que sé lo que tengo que hacer, por eso estoy aquí".

Pues sí, quizás las herramientas parecen más complicadas de lo que son para que la gente no se anime a usarlas.

Pienso lo mismo. Es como lo de las CDJs. Yo las CDJs no las uso nunca; para mí es un statement que el iPad sirve perfectamente para lo mismo. Todos mis amigos, cuando les aparece una CDJ en un club y les parece como una máquina alienígena, les pongo la aplicación del iPad y me dicen: “Ah, pues no era tan difícil”.

Hablemos de pinchar con el iPad. Cuando te vi hacerlo, pensé: ¿Omg, no será más difícil?

¡Qué va! Mejor que una CDJ, cualquier cosa.

Si tuvieses que enfrentarte a un error como el que le pasó a Grimes durante su primer set en Coachella, ¿cómo lo manejarías?

Pues a mí eso no me pasa, ya la app tiene eso pre-puesto. Yo me siento más cómodo, siempre digo "uf, las cosas que le pasan a la gente con esta máquina". Y yo pinché durante mucho tiempo con CDJs y era una tortura, el iPad fue un descubrimiento. Grimes claro que sabe pinchar, pero ese día dijo "uf, no voy a cargar las canciones en el CDJ" y se le arruinó la experiencia, se le duplicaron los tempos.

¿Cuándo empezaste a trabajar con el iPad?

En la pandemia, porque estaba en plan "¿Qué hago? ¿Dónde puedo ensayar?" Y luego conseguí unas apps para iPad que parecían sencillas, de colores y tal.

Una persona sin ninguna formación en música, ¿podría empezar a pinchar en el iPad?

Sí, en plan, con tutoriales de YouTube, la universidad del siglo XXI. Es fácil, está todo explicado. Aunque si hay algún término todavía de la antigüedad, como los tiempos, doblar, como la forma en la que se explica la música es un poco matemática, pero realmente en dos semanas estarías.

En tu opinión, ¿cómo se puede usar la música y el arte para desafiar las normas de género y celebrar la diversidad sexual?

Yo creo que te da un background para ser aún más abstracta. Un video en silencio no explica lo mismo que un video con música. Yo creo que ahí te permite como dar una cuarta dimensión a lo que estás viendo. Eso me parece chulo.

¿Crees que la colaboración creativa puede impulsar el cambio social y cultural?

Sí, es muy divertido porque puedes llegar a círculos a los que normalmente no accederías. Por ejemplo, ahora mismo quisiera hacer colaboraciones con gente del ámbito indie o metal. Pienso que nunca lograré impactar en la vida de esas personas porque probablemente nunca me consumirían, pero si me conocen a través de algo que les suene más familiar, podría resultar interesante. Es un poco como lo que hacemos con BLEX, fusionando el hardcore y el hardstyle. Normalmente esos géneros están dominados por personas heteros, así que al estar nosotras ahí, de repente se exponen a algo que normalmente no considerarían. Me llama la atención el tema de la desnudez.

Hay muchas descripciones para tus presentaciones en vivo, desde 'mundos futuristas’ hasta 'fiesta radical'. ¿Lo ves de esta manera?

Yo lo veo muy actual, pero luego la gente me dice que no, que es del 2064. No sé si mi 'ahora mismo' es un poco abstracto para las personas, entonces les parece futurista. A mí me parece más retro que futurista.

¿Cómo planificas tu DJ set para una noche en Razzmatazz, por ejemplo?

Primero, que me guste a mí. Soy yo quien tiene que estar una hora allí, a tope, escuchándolo más alto que nadie. Hay muchos momentos de TikTok y de audios que me obsesionan, también porque quiero que la gente en la pista de baile se pueda sentir identificada con mi Internet addiction (risas). Nuestras referencias no son el futuro, es el 2002, 2010, como cuando existía MySpace, esas son las referencias, pero con las herramientas de ahora.

Lo más radical es que no existan límites para la gente. Lo que hemos hecho en BLEX es que puedes venir en coño, lo que intentamos es crear un espacio seguro y que la gente pueda venir como quiera. A veces los visuales son explícitos, algo que muchos clubes no permiten, pero en Razzmatazz nos han dicho que sí, y eso es genial. En mi primer tour, solía usar el sex tape de Kim Kardashian en los visuales, pero en la mitad de los lugares me lo quitaban. El radicalismo es ser completamente tú mismo, en un espacio público, con personas heteros.

BLEX se describe como una fiesta radical para la comunidad queer, ¿cómo surgió la idea y qué quieres lograr con estos eventos?
¿Has recibido comentarios negativos sobre el tema de la desnudez?

Sí, pero nunca lo he entendido. Siempre hay comentarios de este tipo, sobre todo hacia María, de personas machistas que dicen: 'Claro, así yo también'. No lo entiendo. I’m a free girl, hago lo que quiero. No te obligo a desnudarte.

Hablando de heteros, ¿cómo es la reacción cuando te ven pinchando?

Tienen mucho miedo, porque somos un gran grupo de gente queer. Los que se quieren meter con nosotros lo ven desde lejos porque saben que los pinchamos con una uña. Pero muchas veces me han dicho “Ay, no sabía que a los maricones les gustaban estas cosas” y te quedas en plan, qué curioso tu procesamiento mental, porque nos gusta la misma música pero no me ves como un igual.

¿Cuál es el proceso de selección de artistas y colaboradores para cada edición de BLEX?

María y yo teníamos una lista infinita de gente que nos gustaba para hacer una fiesta y ahora la vamos siguiendo, también nos llegan propuestas. Igualmente es bastante on the go, lo más importante es que haga sentido con lo que es BLEX. También creo que sería guay tener un momento como cuando Lindsay Lohan fue a Madrid, ¿Te acuerdas de eso? Bueno, la gente que no pincha me gustaría que lo hicieran en BLEX con el iPad.

¿Qué experiencias esperas ofrecer a los asistentes de una noche en BLEX, especialmente en festivales como Sónar?

Quiero que experimenten el tipo de hardcore que se creen que es el hard techno. Que vengan a ver a las chicas servir actual hardcore y que no se dejen engañar (risas).

Por cierto, ¿cómo se están preparando para el Sónar?

El set está preparadísimo desde hace una semana, ahora nos toca un ensayo, pero la verdad estamos listas. Yo voy a cantar, tengo una colaboración con Safety Trance y un microfeaturing con María.

¿Cuál es tu visión para el futuro de BLEX y qué nuevas direcciones te gustaría explorar?

Quisiera llevar esta experiencia a nuevas ciudades. Y también me encantaría hacer un reality show de BLEX, pero mis amigas tienen vergüenza de todo y no me dejan. Aunque si algún día me dejan, me encantaría hacer un reality. At some point, seremos como las Kardashians (risas).